Escocia, ama del so futuru

El referéndum que va celebrase n’Escocia mañana xueves 18 setiembre marca un enantes y un depués na Historia d’esti país, sinón tamién de la Europa occidental. Per primer vez, una nación de la UE va decidir llibremente si quier siguir formando parte o non d’otru estáu nel que ta inxerta dende va sieglos. Nun ye novedá nel continente, dao qu’esa triba de consultes yá se fixeren en dellos países de la Europa oriental de la qu’esbarrumbó’l bloque socialista, pero sí nesta parte del mesmu que tanto presume de democracia hasta’l puntu d’invadir o bombardiar países pa, supuestamente, imponela.

La votación de mañana ye’l resultáu d’un procesu d’acumulación de fuercies qu’empecipia nos años setenta del sieglu XX y que tuviera fuertes avances y retrocesos. A diferencia del procesu soberanista catalán, onde Mas y CiU acabaron apuntándose a un movimientu que yá taba en marcha pa que nun los llevara per delantre, nel escocés son el gobiernu y el partíu que lu sustenta, el SNP, los motores del procesu, al frente d’una amplia movilización de la sociedá civil. Con un final inciertu mañana, yá ta claro que yá nada va ser igual vencia la opción que vencia pero’l trunfu del SÍ a la independencia pue tener unes consecuencies perimportantes pa los pueblos de la Unión. Siguir lleendo

La frustración, la depresión y el falsu debate

I’ve got a ticket for the long way run
Two bottles of whisky for the way [1]

A la lluz de l’aición y reaición provocada poles manifestaciones públiques d’un grupúsculu de persones que pretenden cuestionar l’estatus de l’asignatura de llingua asturiana na educación Primaria, a tolos que nos reclamamos como parte del movimientu ciudadanu que lleva más de 30 años lluchando pola sobrevivencia del idioma conviénnos analizar posao lo que ta pasando. Conviénnos nun quedar n’esplicaciones simplistes y señardoses que condicionen respuestes espontaneístes que nos allanquen nun folleru ensin salida y ganar la batalla d’opinión pa poder dar pasos qu’estirpen d’una vez una argumentación ridícula pero amazcarada de razonable.

De mano, sorprendió a munchos que se volvieren asoleyar argumentaciones que por vieyes, acientífiques, falses y masuñaes creíamos que taben superaes. Esi ye’l primer error. Por muncho que l’altavoz mediáticu del conservadurismu ranciu, encabezáu pol periódicu La Nueva España tiende a pañar tolos peos d’una cierta élite provinciana y profundamente antiasturiana, nun tenemos de quedar n’ataques a un mensaxeru que, pal casu que nos interesa, tien la culpa repartida ente la mala intención y el cortapiega en porcentaxes que nun nos dan más. Siguir lleendo

Énte’l nuevu contestu políticu

Manifestación. sábadu 7 de xunu, a les 19'00 hores na Plaza América d'Uviéu.

Manifestación. sábadu 7 de xunu, a les 19’00 hores na Plaza América d’Uviéu.

L’anuncia de la próxima abdicación del heriede de Francisco Franco na xefatura del Estáu, Juan Carlos de Borbón, abre definitivamente un nuevu tiempu políticu onde toles posibilidaes empiecen a ponese enriba la mesa.

L’abdicación, o más bien anuncia de la mesma, darréu que’l monarca nun va facelo hasta que nun se-y garantice la impunidá, ye un intentu de la oligarquía vencedora de la guerra civil, esa mesma oligarquía que punxo nel poder a Franco y fixo lo mesmo col réxime monarco-lliberal de 1978, de retomar el control social que taba perdiendo de forma acelerada. Si les Marches de la Dignidá del 22 de marzu amosaron qu’había una masa social pidiendo yá un cambiu de réxime, el resultáu de les elecciones al Parllamentu européu del 25 de mayu, onde per primer vez a nivel estatal el turnismu bipartidista nun llegó al 50% de los votos, y n’Asturies les fuercies a la esquierda del PSOE saquen más votos qu’esti, amosaron que’l nivel de la representación política tamién taba siendo tomáu polos partidarios, con tolos matices que se querian, del cambiu de modelu. El recambiu de Xuan Carlos I por Felipe VI nun ye otro que facer por recuperar la falsa épica de la Transición pa intentar una nueva operación restauracionista que dexe ensin tocar los encontos del poder económicu y políticu del Reinu d’España. Necesiten facelo agora porque saben que la desafección va dir a más, y que les Cortes españoles salíes de les elecciones de 2011 son les caberes del bipartidismu hexemónicu. Tienen poco un añu xustu pa rematar la operación, enantes de les elecciones municipales y autonómiques, pa intentar desinflar el globu republicanu. Siguir lleendo

Yá ta entamada la “segunda transición”

El réxime del 78 intenta una operación de “gattopardismo” pa torgar un procesu constituyente.

El réxime del 78 intenta una operación de “gattopardismo” pa torgar un procesu constituyente.

L’abdicación güei, llunes 2 de xunu, del monarca español impuestu por Francisco Franco ye un saltu cualitativu nel intentu de la oligarquía española de caltener el control del timón d’un réxime qu’agoniza. Pese a los intentos de presentar la socesión como daqué natural cuando hasta va díes s’aventuraba como imposible dende los mesmos medios y sectores qu’agora la ven lóxica, ye evidente que ye un pasu meditáu pa intentar reconducir una situación que lleva podreciendo cuantayá y qu’amenaza con llevar per delantre al mesmu réxime de la II Restauración.

Nun sabemos, y tampoco nun ye importante porque nun ye determinante, si l’abdicación de Juan Carlos de Borbón ye consecuencia d’un agravamientu de la so salú. Lo que ye evidente ye que dexar pasu a Felipe de Borbón como nuevu rei val pa intentar rellanzar la imaxe de la institución monárquica, absolutamente desprestixada nestos postreros años. Too ello nel contestu de la crisis del réxime, cuando empecipien a madurar les condiciones polítiques pa la so superación. Les marches de la dignidá del 22M amosaron que’l refugu al réxime ta na so cota más alta dende la so instauración. Les eleiciones al parlamentu européu amosaron que tamién nel terrén electoral la desafección al turnismu yá ye mayoritaria. El réxime intenta recuperar la iniciativa con una nueva figura na xefatura del estáu, menos chiscada polos escándalos de corrupción y d’otru tipu, que se someterá a una operación de márquetin políticu onde se faga por recuperar la épica de la llamada Transición de los años setenta, con llamaos al consensu y con un previsible gobiernu de concentración PSOE-PP pa pilotar esi segundu viaxe al mesmu sitiu. Siguir lleendo