La frustración, la depresión y el falsu debate

I’ve got a ticket for the long way run
Two bottles of whisky for the way [1]

A la lluz de l’aición y reaición provocada poles manifestaciones públiques d’un grupúsculu de persones que pretenden cuestionar l’estatus de l’asignatura de llingua asturiana na educación Primaria, a tolos que nos reclamamos como parte del movimientu ciudadanu que lleva más de 30 años lluchando pola sobrevivencia del idioma conviénnos analizar posao lo que ta pasando. Conviénnos nun quedar n’esplicaciones simplistes y señardoses que condicionen respuestes espontaneístes que nos allanquen nun folleru ensin salida y ganar la batalla d’opinión pa poder dar pasos qu’estirpen d’una vez una argumentación ridícula pero amazcarada de razonable.

De mano, sorprendió a munchos que se volvieren asoleyar argumentaciones que por vieyes, acientífiques, falses y masuñaes creíamos que taben superaes. Esi ye’l primer error. Por muncho que l’altavoz mediáticu del conservadurismu ranciu, encabezáu pol periódicu La Nueva España tiende a pañar tolos peos d’una cierta élite provinciana y profundamente antiasturiana, nun tenemos de quedar n’ataques a un mensaxeru que, pal casu que nos interesa, tien la culpa repartida ente la mala intención y el cortapiega en porcentaxes que nun nos dan más. Siguir lleendo

Mandela a la carta, por Faustino Zapico

Nelson Mandela y Joe Slovo, Partíu Comunista de Sudáfrica

Nelson Mandela y Joe Slovo, Partíu Comunista de Sudáfrica

Llárimes de cocodrilu nel funeral de Nelson Mandela, el más multitudinariu dende’l de Tito en 1981. Si bien ye normal falar bien del muertu, seya quien seya, cuando ye una figura de relevancia internacional como Mandela, con una vida política tan llarga ye inevitable que los afalagos seyan bien de veces una amuesa d’hipocresía escandalosa.

Convertíu nun iconu mundial al que resultaba políticamente incorrecto criticar, quien tuvo siempre nes antípodes del so pensamientu y acción decidió convertilu nuna imaxe amable, desprovista de bona parte de la so carga política, pa facilitar asina la so fagotización pol sistema. Como reacción, especialmente estos díis con motivu de les noticies sobre la so muerte, dende ciertu sector de la esquierda procedióse a dar una imaxe del Mandela “vendíu” del poder contrapuestu al Mandela “revolucionariu” de la cárcel de Robben Island.

Pa facer una valoración mínimamente seria del personaxe y la so relevancia histórica, bono ye recordar dellos elementos de la so biografía, tapecida estos díis pol cientu de sepulcros esblanquiñaos qu’ocuparon los medios pa ver si se-yos pegaba daqué del prestixu del muertu. Biografía que va mecida a la del so país, yá que la vida pública de Mandela allóngase per setenta años. Siguir Lleendo