IZQUIERDA ASTURIANA DIZ QUE QUEDA UN AÑU PA RETOMAR LA MESA ESTATUTARIA.

Trileros

A más de dos meses yá de la «selmana tráxica» de primeros de febreru, cuando la insistencia de Foro Asturias en negociar la reforma estatutaria a cambiu de rebaxes fiscales y la propuesta oportunista y teatral de Podemos a sabiendes de que yera inasumible fixo saltar pel aire les conversaciones, la incapacidá pa retomar el necesariu procesu fai que podamos ver esta lexislatura como prematuramente fracasada, al nun se dar nella nengún cambiu llexislativu bultable que permita encarar les socesives crisis que se vienen amontonando n’Asturies dende hai décades.

Volvemos a dicir qu’en 2019 les fuercies polítiques que teníen nel so programa una reforma de estatutu asturianu qu’incluyera la oficialidá de les llingües d’Asturies algamaron un 60% del votu y 28 escaños de 45. Nun ta de más recordalo cuando intenten facer pasar por mayoritaries posiciones que namás lo son na prensa escrita. Bien ye verdá qu’esa mayoría parlamentaria nun taba bien afitada nin articulada, como se vio nos meses posteriores. El conflictu internu de Foro, cola fuxida d’ún de los sos dos diputaos, y l’andancia de la COVID-19 fueron les sides pa nun encarar el necesariu procesu de reforma, que paecía entamar, por fin, na seronda de 2021 y yá con tiempos mui apuraos pa que pudiera salir de la Xunta Xeneral con tiempu abondu como pa tratase nes Cortes españoles enantes de qu’acabara la lexislatura na seronda de 2023.

 La supuesta negociación, o más bien les conversaciones previes a la mesma, que partieron del intentu seriu y ensin precedentes de la FSA, frayaron principalmente poles imposiciones de Foro, un partíu rotu internamente que punxo la so sobrevivencia política per delantre d’un derechu colectivu exemplificáu nel xantaxe de la rebaxa del impuestu de sucesiones, pero tamién pola falta de midida y ambición ensin control de Podemos, una organización tamién con graves problemes internos, que xugó, dende la llegada de la nueva dirección, a desgastar a Izquierda Xunida y a lluchar por facese col protagonismu del relatu d’una manera peliculera y temeraria. Formóse asina un tandem d’intereses que terminó cola ellaboración d’una propuesta deliberadamente inasumible pol fondu y tamién pola forma cola que se sacó, persabiendo que la mesa estatutaria podía romper. Los negociadores de Podemos, sabedores del fracasu y albidrando’l costu electoral, utilizaron como escusa relatoria  un documentu contrariu a lo falao na mesa negociadora y per detrás de la FSA y d’IX. Esti documentu, más allá de la so duldosa redacción, resultó ser el disolvente definitivu que torga futures negociaciones. La entente d’intereses esternos ente estes dos fuercies, siguió y sigue con una representación teatral escenificada cola polémica alredor del «Informe Presno»  y los debates aniciaos na Xunta Xeneral pola derecha reaccionaria pa desgastar al Gobiernu cola pantasma de la imposición.

Nun podemos dexar de criticar la nefasta política de comunicación y l’absoluta falta de cintura táctica d’IX, qu’ensin ser responsable directa, permite que-y tiren pela borda la credibilidá algamada a lo llargo de décades na defensa d’esti derechu. Cierto ye que xugaron coles cartes boca arriba, pero nuna mesa onde otros usen mañes que supediten los derechos a axendes personales hai que saber xestionar los tiempos. Cierto ye tamién que’l xantaxe fiscal de Foro yera un preciu pola reforma estatutaria que yera inasumible pa IX pero que sí yera asumible pa IAS dao que, como yá diximos, a estes altures del procesu nega-y esa victoria táctica a Foro, por inmerecida que fuera, implicaba da-y una estratéxica a Vox. Tamos yá nun tiempu políticu en que la contradicción principal que rescampla ye la de facismu/antifacismu, y esti fracasu de la reforma del estatutu ye una victoria política pa la ultraderecha de consecuencies tovía imprevisibles. Ye una posición incomprensible nun ver la oportunidá  nin el peligru viniendo amás del actor negociador que ye heriede directu del antifranquismu.

Les declaraciones postreres de dellos actores involucraos na negociación  dientro de Podemos y Foro asoleyaron a les clares la veracidá de lo qu’albidrábamos como hipótesis por ser tamién partícipes indirectos de la mesma: la falta d’honestidá de parte de los negociadores, qu’aparte de tar nesa mesa xugaben una partida simultania pola supremacía y/o la supervivencia tanto nes sos organizaciones como nel so espaciu electoral, por nun falar d’una FSA qu’en cuenta d’asumir la so condición de grupu parlamentariu mayoritariu na Xunta y liderar el procesu, marcando les sos llendes, prefirió arronchar y esperar que-y lo iguaren los otros tres grupos, dando falses esperances a unos y otros.

Adrián Barbón y la FSA saben que la lexislatura atrancó na piedra. Saben qu’esta xera ye simbólica y fundamental si Asturies quier caminar con pasu firme ente les cultures del mundu en cuenta de siguir siendo una barca al debalu de la Historia. La Oficialidá ye la piedra de toque, el finxu que marca la diferencia ente una Asturies en crisis permanente o una Asturies que llevanta’l vuelu. La importancia que tien ye tan fonda y tien tantes consecuencies culturales, económiques y hestóriques, y lleva siendo tantu tiempu deseada pola xente más consciente de la cultura del país que ye la piedra filosofal que toos y toes quieren algamar y a la vez una suerte d’aniellu que manda sobre tolos aniellos. Dalgo que, en manes de cualquier políticu  ambiciosu y ensin escrúpulos, pue convertirse nun elementu distorsionador y corrosivu, capaz d’allancar cualquier intentu seriu y voluntariosu de construyir un futuru colectivu con identidá propia. Asistimos per meses a un xuegu de trileros onde la bolina de la oficialidá paez que nun taba en nengún de los cubiletes en tanto que nunca hubo voluntá rial nuna de les fuercies teóricamente favorables pa sumar esa mayoría necesaria. La timada ye la sociedá asturiana. Los responsables son los que punxeron los sos intereses partidistes y personales perriba del interés xeneral. Non solo los negociadores directos, sinon los que ficieron de garantes. La beneficiaria ye la más negra reacción, tanto política como mediática a la qu’acaben de da-y una victoria inxustificada. Si’l pueblu asturianu votó una Xunta Xeneral con una mayoría abonda pa la oficialidá y esta nun llega a concretase nesta lexislatura será un error históricu que vamos pagar toos.

 La lexislatura ta escosa, a nun ser que se dean fechos inverosímiles que vuelvan el quesu al horru. Foro y Podemos tendrán que responder polo que fixeron,; IX polo que nun fixo y Adrián Barbón y la FSA, que nun quixo facer, tien qu’amosar que la so anovada visión asturianista tien traza de ser creyible y mantenible nel tiempu, non la flor d’un día y de la bona intención personal nuna coxuntura concreta. D’otru llau, el gobiernu habría de demostrar el so compromisu cola oficialidá con pasos necesarios que namás necesiten voluntá política pa facelos realidá. Dende Izquierda Asturiana (IAS) siguimos aneciando na necesidá d’encarar con valentía la reforma necesaria y que la Xunta Xeneral cumpla colos sos deberes pa col pueblu asturianu. Dende l’asturianismu social ye necesario facer tolo posible p’afitar esa mayoría social y electoral favorable a la oficialidá, texendo consensos y nun cayendo na tentación de les excomuniones o nun rellatu d’heroes y villanos que desfaga el camín andáu. Dende l’asturianismu políticu ye necesario afitar ferramientes fuertes que nun mos fagan depender de terceros a la d’articular una respuesta política a la situación del país. La conquista de la oficialidá sería una victoria non solo pa los que puxaron por ella, sinon pa tola sociedá asturiana. Ye’l nuestru deber facer posible lo necesario.

Xunta Xeneral d’Izquierda Asturiana

8 d’abril de 2022

Los comentarios están cerrados.