La frustración, la depresión y el falsu debate

I’ve got a ticket for the long way run
Two bottles of whisky for the way [1]

A la lluz de l’aición y reaición provocada poles manifestaciones públiques d’un grupúsculu de persones que pretenden cuestionar l’estatus de l’asignatura de llingua asturiana na educación Primaria, a tolos que nos reclamamos como parte del movimientu ciudadanu que lleva más de 30 años lluchando pola sobrevivencia del idioma conviénnos analizar posao lo que ta pasando. Conviénnos nun quedar n’esplicaciones simplistes y señardoses que condicionen respuestes espontaneístes que nos allanquen nun folleru ensin salida y ganar la batalla d’opinión pa poder dar pasos qu’estirpen d’una vez una argumentación ridícula pero amazcarada de razonable.

De mano, sorprendió a munchos que se volvieren asoleyar argumentaciones que por vieyes, acientífiques, falses y masuñaes creíamos que taben superaes. Esi ye’l primer error. Por muncho que l’altavoz mediáticu del conservadurismu ranciu, encabezáu pol periódicu La Nueva España tiende a pañar tolos peos d’una cierta élite provinciana y profundamente antiasturiana, nun tenemos de quedar n’ataques a un mensaxeru que, pal casu que nos interesa, tien la culpa repartida ente la mala intención y el cortapiega en porcentaxes que nun nos dan más.

Igual que vien pasando cíclicamente nel movimientu asturianista na so vertiente cultural y na so vertiente política, prodúcense crisis depresives frutu de la frustración que supón el trabayu estéril y la falta d’avances.

Dexando a un llau la historia de fracasos y les miseries de la parte política, cosa que daría pa otru análisis importante, y centrándose nel frente de la reivindicación llingüística, yá ye un clásicu la ocurrencia d’esti tipu de crisis y l’apaición de “reformulaciones” y revisiones dientro del propiu movimientu.

Asina, podemos ver esti procesu actual como susceptible d’análisis yá non sociolóxicu sinon psicolóxicu:

Falando nesos términos, sabío ye que la frustración produz señardá y esta, si nun quier acabar en depresión, busca l’abellugu de la fantasía como defensa necesaria, anque riesgosa. Sía porque dacuando la fantasía pue producir velees, sía porque ún pue querer quedar na fantasía y evitar la realidá.

Ser ye bona verdá que’l movimientu de reivindicación llingüística nun pasa pel so meyor momentu, que la concreción de llogros ta empatonada o, nel meyor de los casos, los avances son tán lentos que’l tiempu xuega siempre contra nós. Pero too eso nun esplica –como dende ciertos ámbitos asturianistes proponen dalgunos– que ye’l cansanciu, la falta de presión y l’afloxar nes reivindicaciones lo que fixo resucitar pantasmes que creyíamos que taben ya enterraes. Polo menos nun lo esplica del too.

Ta persabío y perestudiao en socioloxía que tolos movimientos reivindicativos que nun cuayen nun momentu determináu acaben buscando culpables dientro de sí mesmos. Ye’l momentu de les purgues, les escisiones, les lluches internes, les caces de bruxes y l’apaición de nuevos profetes que descubren constantemente la pólvora. Y eso sábelo perfectamente’l poder inmovilista. Si nun se producen avances significativos, el puru caltenimientu del statu quo va siempre a resultar nun procesu que, irremediablemente, llevará a la involución.

Nel nuestru casu, buscáronse históricamente culpes socesives nel modelu lligüísticu propuestu, nel supuestu talante belixerante y non conciliador de les cares visibles de la reivindicación, na identificación de la mesma con determinaes posiciones polítiques, na repetición inútil y ritual de consignes maximalistes como “la oficialidá”, nel despreciu a la collaboración institucional n’aspectos que sí permitíen avances (casu de la toponimia), etc.

Ensin embargu, nenguna de les reformulaciones propuestes a estos problemes nun resultó tampoco afechisca pa llograr un vuelcu social nel problema llingüísticu. La vía del oportunismu, el collaboracionismu, el talante, la negación de lo político o l’entrismu nos partíos dominantes tampoco nun valió. Los avances que s’algamaron, bien pela vía A o pela vía B foren más bien concesiones que se daben p’alimentar la fantasía que conquistes reales. Porque esi ye’l segundu problema: la negación de la realidá.

Enfrentase cola realidá, comparase colo qu’a ún-y gustaría ser y comparar la realidá colo que-y gustaría que fore, produz un dolor que nun queremos y pol que recurrimos a la fantasía. Per otru llau, la realidá yá s’encarga ella de que sía imposible evitala.

La identidá como grupu queda tamién cuestionada, pues nestes crisis cícliques, la división produz la falta de reconocencia positiva de los demás y la falta d’estos aportes narcisistes conviértense en mieu de ser un oxetu insignificante y descartable menguando l’autoestima y entrando nun círculu viciosu.

¿Y cuála ye la realidá sociolóxica de l’Asturies de 2014 no que toca al tema llingüísticu? Pa empezar hai que reconocer anque dolia, que los muertos nun taben tan muertos. Que salga un señor diciendo nos medios que l’asturianu nun existe yera impensable va 5 o 10 años y a munchos danos la impresión de que tamos retrocediendo nel tiempu y que’l trabayu de 30 años foi inútil. Ensin recurrir a la señardá, esto namás pue significar dos coses: la primera qu’Asturies nun ye una escepción nin una islla dientro de la marea reaccionaria y neoconservadora na que s’inxerta l’Estáu y toa Europa. Tamién yera impensable que saliera xente en Galicia o en Catalunya diciendo les mayores atrocidaes llingüicides que podríamos imaxinar; la segunda que los defensores d’estes posiciones reaccionaries “siguieron tando ehí”. Taben tapaos, escondíos o amazcaraos, pero taben. Nun contestu de retrocesu social como’l que vivimos nos últimos años, les postures intolerantes y uniformizadores, el nacionalismu españolista lleva tiempu macizando y cebando los cerebros de los asturianos igual que’l del restu de los ciudadanos del Estáu. Igual que los creacionistes n’USA o los neonazis ucraínos, estos saquen la cabeza cuando’l contestu ye favorable. Lo malo nun ye que salga un llocu diciendo llocures: Si sal ún diciendo que la Tierra ye plano, probablemente nun alcontrará ecu nos medios, porque tol mundu asume que ye mentira y nun se trata más que d’un llocu. Lo que nos ta diciendo’l principiu de realidá ye que nun ye tán importante l’asunción social de los “pequeños avances” si nun se desanicien de cuayu, cosa prácticamente imposible, como inyectar esos avances na castra que dirixe la sociedá, de manera que les vieyes posiciones nun se podian asoleyar por mieu al ridículu.

Lo que nos lleva too esto a una tercer conclusión. En más de 35 años, les élites que dominen y dirixen la sociedá asturiana son básicamente les mesmes: no político, no económico, no cultural y no mediático –esto ye, no ideolóxico–

Y nin dende la esquierda nin dende l’asturianismu se pudo o se supo entrar nesi búnker.

Si ye posible qu’apaezan nazis en Grecia ¿cómo nun va ser posible que volvian los “amigos de los bables”? Lo interesante ye identificar QUIÉN, CÓMO y a QUÉ intereses sirven. Mentres que la depresión tolera y llucha cola frustración tratando de cambiala, la señardá quier evitala y abandonar o buscar atayos inexistentes negando la realidá. Naide dixo que fore fácil y si daqué nos enseña’l llevantamientu d’esti exércitu de zombis atechaos nel falsu debate de la obligatoriedá o la llibertá ye que nel xuegu de la vida social pue ganase o perdese, pero non contentate con una escoba cuando’l rival gasta escopeta.

Iván Huerga, pedagogu y militante d’Izquierda Asturiana (IAS)

[1] A los nativos de Norteamérica cuando los echaben de la so tierra dáben-yos un par de botelles de whisky por cabeza pa face-yos el viaxe más llevaderu.

Los comentarios están cerrados.