La hora del movimientu

elecciones20DLA HORA DEL MOVIMIENTU
IAS énte’l resultáu electoral del 20A

I. AFONDA LA CRISIS DEL RÉXIME
Les eleiciones del otru domingu 20 d’avientu suponen un pasu más na fundición del réxime de la II Restauración na so propia llamarga. Anque los resultaos dieron una victoria pírrica de les fuercies de la conservación (PSOE-PP) frente a les del posible cambiu (o recambiu, Podemos y Ciudadanos) con ventaya del primer bloque, la propia crisis de llexitimidá del marcu políticu del 78 non solo nun s’igua, sinón que se fai más grave.

Estes eleiciones vienen a ser la espresión en votos del cambiu sociolóxicu que se vien dando y empezó a vese dende’l 15M del 2011, y que tuvo’l so puntu d’inflexón coles Marches de la Dignidá del 22 de marzu del 2014, qu’amuesen la crisis del réxime.

Sicasí, nun podemos falar d’un desplazamientu bultable de la población, asturiano o español, pa la esquierda. Medró enforma la intolerancia pa cola corrupción o’l númberu de persones dispuestes a movilizase, idees de la esquierda hasta va poco ridiculizaes volvieron a garrar fuercia, como la necesidá d’una banca pública, l’abdicación del rei supunxo un repunte del discursu republicanu… pero’l centru de gravedá de la sociedá sigue ensin salise del consensu de 1978, por más que les resquiebres seyan visibles. Si bien el resultáu electoral de les fuercies d’esquierda ye mayor que nunca, ye más por mor de la moderación del so actor principal (Podemos) qu d’una radicalización curiosa de la población que ponga seriamente en cuestión el modelu políticu de la II Restauración.

Asina, podemos falar d’un empate estratéxicu. El bipartidismu turnista sigue reteniendo la mayoría de votos (un 50’7% a nivel estatal) y les dos primeres posiciones tanto en votos como n’escaños, anque les perdes son tan graves (casi un 23% del votu y 83 escaños) que nun ye posible reeditar el turnu.

D’otru llau, los partíos emerxentes (Podemos y Ciudadanos) algamen en solitario más d’un 26% del votu y 82 escaños. Les tres aliances plurales nes que diba incluyíu’l partíu moráu lleguen ente les trés al 8% del votu y 27 escaños. Nin Podemos por sí solu nin Ciudadanos son a valtar a nengún de los dos grandes partíos, ocupando asina la 3er y la 4ª posición. Les declaraciones de los sos cabezaleros, onde tolo que nun fuera una victoria clara sobre tolos demás abultába-yos poco, paecen agora babayaes de campaña más qu’análisis serios. Sicasí, el so resultáu ye perbonu. Qu’una fuercia como Podemos, qu’hai cuatro años nun existía, y otra como Ciudadanos, qu’hai cuatro años yera estraparlamentaria, llogren esi resultáu electoral ye, claramente, un gran éxitu políticu pa los sos promotores.

Izquierda Unida (IU), que nesta ocasión diba a les eleiciones como Unidá Popular (UP) depués d’aliase con otres fuercies d’ámbitu estatal, como Alternativa Socialista, o de marcos nacionales, como Chunta Aragonesista, Izquierda Castellana o Izquierda Asturiana, saca un resultáu ruin. Esto ye asina, fundamentalmente, por dos factores: de primeres, pola tardanza na reacción d’IU a la crisis del réxime. De segundes, al apagón informativu y al karma del llamáu “votu útil”.

Nel primer casu la responsabilidá ye de la propia IU. Una organización qu’en 2008 taba pa morrer, qu’encaraba un procesu de refundación con mui mala traza, descubrió que, en plenu aniciu de la crisis capitalista, yera abondo con nun facer nada y esperar a que los güeyos del pueblu fueren a ponese nella, representante de la única esquierda organizada d’ámbitu estatal y con presencia curiosa. Asina, les elecciones del 2011 mataron la posibilidá de refundación por vese innecesaria yá qu’IU volvía a recuperar cuotes de presencia parllamentaria que nun tenía dende los años 90. Mentanto, debaxo de les instituciones fervía la cai. El 15M apurría una nueva forma de ver y actuar en política, non siempre pa bien, que la dirección d’IU –y non solo d’IU– nun foi a pescanciar. Por eso despreciaron l’apaición de Podemos y por eso, depués de les eleiciones europees del 2014, cuando quixeron reaccionar yá yera tarde. La eleición d’Alberto Garzón como nuevu xefe de files foi ún de los pocos aciertos que tuvo esta organización, yá que-y permitió escenificar un xiru a la esquierda que con otros cabezaleros nun diba paecer creyible.

L’apagón informativu foi la otra clave d’esta campaña pa IU-UP. Violando les sos propies normes, la TV pública y los medios privaos decidieron poner tolos focos tanto en PP y PSOE como en Ciudadanos y Podemos. Esto ye, nel bipartidismu tradicional y nel emerxente. Arrequexaron a los que yeren en votos la 3ª y 4ª fuercia parlamentaria. A IU-UP por molesta y a UPyD, por innecesaria. Con tolo contradictorio que podia resultar el discursu d’UP colo que venía faciendo IU n’abondes comunidaes autónomes, como Asturies o Andalucía, el fechu de ser la única fuercia parllamentaria qu’articula un discursu críticu cola UE y la moneda única, amás de defender un procesu constituyente y la república federal nun contestu nel que Podemos anecia na so fe europeísta y abandona banderes históriques de la esquierda como’l non a la OTAN, facía d’ella una fuercia incómoda que yera necesario afogar.

El mapa final d’estes eleiciones da asina un resultáu contradictoriu: nun ye posible siguir como hasta agora, pero tampoco ye posible una alternativa clara al turnismu. Tamos abocaos, con gran probabilidá, a un gobiernu en minoría del PP gracies a l’astención benévola del PSOE, qu’intentará vendese como un mal necesariu p’apurrir estabilidá pa encarar el procesu catalán y amás como un pidimientu espresu de la UE.

Esi mesmu movimientu del PSOE pue significar la so ruina absoluta y, xunto cola evolución del propiu procesu catalán, pue suponer la rotura definitiva de la II Restauración. Que la salida a la mesma seya nun sentíu democráticu o reaccionariu ye tovía un tema que ta por resolver.

II. UN MAL RESULTÁU P’ASTURIES

El resultáu electoral n’Asturies ye una continuación del de les eleiciones autonómiques de mayu. El partíu del réxime restauracionista n’Asturies, el PSOE, saca un resultáu mui asemeyáu, con un 23’3% del votu, mui lloñe de les sos cotes históriques. La victoria de l’alianza PP-Foro ye la consecuencia de la suma aritmética de les dos formaciones, más qu’una recuperación del votu conservador. Ye, amás, un pasu bultable na reabsorción del partíu de Cascos pola so alma mater.

Podemos ta siendo n’Asturies el factor desestabilizador del réxime, al nun entrar nun procesu de subordinación a la FSA-PSOE, como sí fai IU. El so escelente resultáu (un 21’3% del votu) que-y fai repitir la 3ª posición de mayu y 2 diputaos amuesen que la población asturiano, y especialmente lo que s’identifica colos valores de la esquierda, nun ta especialmente traumatizada pola xestión qu’esta fuercia fixo del so resultáu de mayu. L’espantayu ximielgáu pol PSOE dende hai más de trenta años (“¡Que vien la derecha!”) namás paez convencer al grupu parllamentariu d’IU na Xunta Xeneral. El rei ta más desnudu que nunca.

Nestes eleiciones diose la estraña situación de que, si bien a nivel estatal el discursu y la práctica d’IU taben más a la esquierda que la de Podemos, n’Asturies yera xusto al revés, dada la política de subordinación de la primera a la FSA. Izquierda Xunida sigue ensin francer el remu que la xunce al PSOE, sigue viéndose como l’hermanu menor d’esti, sigue teniendo la vocación de misioneru que tien que facer volver a la oveya descarriada al rebañu de la presunta esquierda. Podemos nun tien esa servidume y anque’l so programa electoral cada vez s’asemeye más al del PSOE (renuncia a nacionalizaciones, aceptación servil de la UE, renuncia a un procesu constituyente, asunción ca vez mayor del discursu lliberal n’Educación…) la so práctica parllamentaria asítialu n’Asturies a la esquierda d’IU.

Unidá Popular pagó asina les consecuencies de les contradicciones d’IU. De poco val tener un programa bien ancláu na esquierda y un candidatu estatal coherente na so trayectoria y discursu col mesmu cuando n’Asturies la fuercia principal de la coalición sigue aneciando na subordinación práctica al PSOE. D’otru llau, anque l’apelación hipócrita al votu útil per parte de Podemos tuvo un efectu nel electoráu potencial de la coalición, el resultáu electoral d’UP ye n’Asturies el más altu con diferencia de toles circunscripciones nes que se presentó: un 8’45%.

No que toca a Ciudadanos, el so resultáu electoral n’Asturies (un 13’6%) permite fixar a esta fuercia como un claru y potencial recambiu a un PP cada vegada más fundíu na llamarga de la corrupción. Anque con mui poca base sólida tovía, la previsible fagocitación a curtiu plazu de FAC y la práctica desapaición d’UPyD úfre-y una vía d’avance políticu curiosu. Medios esternos pa ello tien abondos.

Pa rematar, podemos concluyir qu’esti resultáu electoral ye malu p’Asturies por una razón: los 8 diputaos y 4 senadores qu’Asturies elixó esti 20 d’avientu son espresión clara de sucursalismu. Anque tenemos la representación política más plural dende 1977 (2 diputaos del PP, 2 de la FSA-PSOE, 2 de Podemos, 1 de FAC y 1 de Ciudadanos, y 2 senadores del PP, 1 de FAC y 1 del PSOE) la realidá ye que FAC yá entamó’l camín de vuelta al PP, non pol fechu de dir en coalición col mesmu, sinón pola evidente voluntá de la so dirección, entamando pel propiu Álvarez Cascos, de dar por acabada la so aventura rexonalista.

No que toca al PSOE y al PP, son lo que siempre fueron, espresiones asturianes del sucursalismu turnista. Y Podemos, pese a la so cacarexada democracia interna, cola so llista-plancha de candidatos unxíos por Pablo Iglesias pa qu’escoyeren circunscripción, al estilu de los diputaos cuneros d’hai un sieglu, amosó un sucursalismu namás comparable a Ciudadanos, comportándose asina entrambos partíos más como clubes de fans que como organizaciones polítiques dignes d’esi nome.

Seis de los ocho diputaos y los cuatro senadores participen del consensu de 1978, anque agora tán dispuestos a falar de reforma constitucional. Reforma de la existente, y non nueva Constitución. Lo mesmo diz Podemos, que, nel so viaxe “al centru” yá se conforma con reformar el réxime del 78. La única fuercia que falaba abiertamente d’un procesu constituyente y que tenía’l derechu a decidir d’Asturies nel so programa nun va mandar nengún representante del nuestru país a les Cortes españoles.

Eso ye malo, y abre les puertes a que, d’abrise la previsible reforma, Asturies, como en 1978, vuelva a ser la gran perdedora.

III. LA CONSTRUCCIÓN DE LA FERRAMIENTA POLÍTICA
Una simple suma diznos que, de llegar a facese n’Asturies una llista unitaria de la esquierda, como sí pasó en Galicia o Cataluña, esa llista quedaba nun tris de ganar les eleiciones con un 29’8% del votu, sacaría 3 diputaos y taría ente 1 y 3 senadores. Esa podía ser la espresión electoral de la unidá popular qu’IAS lleva demandando dende hai un añu.

Una marea asturiana que fuera’l resultáu de la suma de sectores, organizaciones y persones, con un procesu de primaries seriu y con garantíes, y con un programa fechu n’Asturies y pensando nella, podía ser una ferramienta política que punxera al nuestru pueblu nel centru del mapa políticu asturianu, y al nuestru país nel mapa políticu español nun contestu clave de reformes institucionales.

La responsabilidá de por qué nun foi posible esa marea ye llarga d’esplicar, pero tien dos grandes culpables: l’hexemonismu y el centralismu de Podemos y la incapacidá d’IU d’Asturies pa francer col PSOE.

Cuando yá yera evidente la imposibilidá d’una llista unitaria n’Asturies y dende Asturies, el nuestru partíu, Izquierda Asturiana (IAS), decidió participar nel procesu de formación d’Unidá Popular. Reconociendo les deficiencies d’esta formación, decidimos apostar por ella porque tenía un programa (que contribuyimos a ellaborar) muncho más averáu al nuestru; porque nun practicaba’l sucursalismu, dao que’l procesu d’eleición de candidatos nun tuvo nengún tipu de tutela esterna; porque’l candidatu a la presidencia, Alberto Garzón, úfrenos confianza y honestidá, y porque yera la única fuercia onde visibilizar con autonomía un discursu y un proyectu netamente asturianistes. La propuesta d’”esquierda mosaicu” que propón otru integrante de la coalición como Alternativa Socialista paeznos muncho más respetuosa cola diversidá tanto ideolóxica como plurinacional que la simple incorporación a una estructura d’adoradores d’un líder carismáticu. Por eso tán, ente otres fuercies, la Chunta Argonesista o la Izquierda Castellana.

Participemos asina nes elecciones primaries d’UP con candidatos propios, ensin participar de consensos, y fuimos a meter a un compañeru, Camilo Sousa, na llista al Congresu. Participemos na ellaboración del programa y fuimos a meter bien d’enmiendes que cubríen los mínimos programáticos del asturianismu d’esquierda. Participemos na campaña electoral col nuestru discursu y con llealtá pa colos demás integrantes de la coalición, que n’Asturies son, amás d’IU, los independientes d’Unidad Popular en Común y Alternativa Socialista. Nun foi un camín de roses y hai munches coses que nun nos prestaron, pero creemos que foi una decisión correcta.

Pasaes les eleiciones, llega’l momentu de pensar qué facer agora. Izquierda Asturiana (IAS) sigue diciendo lo mesmo qu’hai un añu: fai falta una unidá popular por Asturies y dende Asturies. Una unidá que nun seya nin pura absorción nin simple suma de sigles. Una unidá sobre bases democrátiques y centrada n’Asturies.

Pero si l’apueste organizativu ye importante, nun lo ye menos l’estratéxicu y programáticu. La unidá por sí sola nun igua nada si nun ta claro pa qué se quier esa unidá. Pa nós hai tres llínies fundamentales qu’han de quedar clares:

  • La postura no que se refier a los marcos supraestatales de dominación (UE y OTAN): Estes eleiciones fixéronse poniendo fuera del focu d’atención al actor principal de la política española: la UE. Les qu’agora son les cuatro fuercies polítiques del Reinu d’España participen del consensu de la pertenencia a la UE, a la moneda único y, cada vez más, la OTAN. Pretender un proyectu mínimamente tresformador que nun tea dispuestu a facer daqué más de lo que fixo l’AKEL en Chipre o la SYRIZA en Grecia (amagar a lo primero p’acabar cediendo a toes y caúna de les pretensiones de la Troika) ye pura y simple hipocresía. Nun ye razonable engañar al pueblu prometiendo grandes cambios sabiendo qu’estos nun son posibles ensin una rotura del marcu de la UE.
  • La postura no que se refier al bipartidismu turnista (subordinación al PSOE): Ye’l gran problema que siempre tuvo la esquierda asturiana dende hai más de trenta años. Ceder al xantaxe permanente y autoimpuestu de pautar con un PSOE que fai polítiques de derecha pa tornar la xuba al gobiernu d’una derecha confesa. Podemos paez que franció esi complexu d’hermanu menor, y anque ye un partíu fondamente centralizáu, como tovía nun ye posible por pura aritmética parllamentaria un pautu PSOE-Podemos a nivel estatal, too paez indicar qu’esta llínia va siguir. Izquierda Xunida tien de siguir el mesmu camín, incluso asumiendo qu’una parte non pequena del so electoráu sigue viendo al PSOE como la otra pata d’una esquierda deseable. Namás cola pedagoxía política y cola coherencia ye posible emancipar a la esquierda asturiana de la tutela del PSOE. Facer una unidá popular p’acabar siendo un nuevu sociu minoritariu, cuando non cómpliz, del partíu que n’Asturies ye’l mesmu réxime del 78, sería tan frustrante como innecesario.
  • La postura no que se refier a una nueva Constitución (la república federal): Nun sabemos si la reforma constitucional que les nueves cuatro grandes fuercies proponen ye consensuable ente elles. Casa mal el centralismu uniformizador de Ciudadanos cola defensa del derechu a decidir de Cataluña que fai Podemos. Lo que sí sabemos ye que les cuatro parten d’una reforma de l’actual Constitución de 1978, non de la so sustitución por otra, daqué qu’implicaría un nuevu procesu constituyente. Nós defendemos un procesu constituyente qu’ufra como nuevu marcu la república democrático-federativa de llibre adhesión, lo qu’implicaría necesariamente los procesos constituyentes respectivos de los estaos a federar, Asturies ente ellos. Nun vemos asina contradicción ente ser soberanistes y defender una república federativa de llibre adhesión nesti contestu históricu como forma d’asegurar el derechu a decidir del nuestru pueblu. Lo que nun tien munchu xacíu ye defender un “federalismu asimétricu” que ye una contradictio in terminis, o defender el derechu a decidir de solo a aquellos a los que nun queda otru remediu que reconocé-yoslu porque cuenten con axentes políticos de pesu curiosu. L’apueste por una nueva Constitución nun pue ser namás una sida pa iguar al problema nacional estructural que tien el Reinu d’España, sinón que tien de ser una oportunidá pa francer el modelu tuteláu de la llamada “transición democrática” de la dictadura a la monarquía parlamentaria. Tien de ser el fin de la impunidá franquista, la solución democrática a la plurinacionalidá y el marcu llegal de les tresformaciones económiques y sociales que los pueblos del estáu necesiten.

Eses son les llinies qu’Izquierda Asturiana (IAS) marca como imprescindibles pa poder llevantar el preséu políticu que’l nuestru pueblu necesita. Nun son les úniques, evidentemente, pero nes demás yá vimos que ye más posible el consensu. Nós tamos dispuestos a lluchar por ello. Conformanos con menos sería aceptar una operación de simple gattopardismu, un cambialo too pa que too siga igual, que de poco diba valir p’Asturies y la so xente.

Creemos que nel actual momentu históricu Asturies merez muncho más que sentase a ser simple espectadora de la so Historia. Ye la hora del movimientu. Si ye hacia un futuru de dignidá y xusticia o hacia la submisión definitiva ye cosa de toos nós.

Dirección Nacional d’Izquierda Asturiana (IAS)

Los comentarios están cerrados.