Mandela a la carta, por Faustino Zapico

Nelson Mandela y Joe Slovo, Partíu Comunista de Sudáfrica

Nelson Mandela y Joe Slovo, Partíu Comunista de Sudáfrica

Llárimes de cocodrilu nel funeral de Nelson Mandela, el más multitudinariu dende’l de Tito en 1981. Si bien ye normal falar bien del muertu, seya quien seya, cuando ye una figura de relevancia internacional como Mandela, con una vida política tan llarga ye inevitable que los afalagos seyan bien de veces una amuesa d’hipocresía escandalosa.

Convertíu nun iconu mundial al que resultaba políticamente incorrecto criticar, quien tuvo siempre nes antípodes del so pensamientu y acción decidió convertilu nuna imaxe amable, desprovista de bona parte de la so carga política, pa facilitar asina la so fagotización pol sistema. Como reacción, especialmente estos díis con motivu de les noticies sobre la so muerte, dende ciertu sector de la esquierda procedióse a dar una imaxe del Mandela “vendíu” del poder contrapuestu al Mandela “revolucionariu” de la cárcel de Robben Island.

Pa facer una valoración mínimamente seria del personaxe y la so relevancia histórica, bono ye recordar dellos elementos de la so biografía, tapecida estos díis pol cientu de sepulcros esblanquiñaos qu’ocuparon los medios pa ver si se-yos pegaba daqué del prestixu del muertu. Biografía que va mecida a la del so país, yá que la vida pública de Mandela allóngase per setenta años.

Nelson Rolihlahla Mandela naciera en Mvezo, nel país Xhosa, en 1918, mientres n’Europa tovía sonaben los cañones I Guerra Mundial. La Sudáfrica en que nació yera dende 1910 un dominiu británicu, la Unión Sudafricana, autogobernáu gracies al compromisu históricu ente la burguesía industrial anglosaxona y los terratenientes boers, y que permitía a les clases subalternes d’entrambes comunidaes una situación de privilexu respecto a les otres comunidaes étniques: mestizos, indios y les nueve naciones africanes. Nun yera tovía l’apartheid, pero sí un sistema de segregación racial de dureza variable en función de caúna de les cuatro provincies que formaben la Sudáfrica colonial. Mandela naciera na d’El Cabu, la más abierta nesi sentíu. Fíu d’una caña menor de la familia rial xhosa, en 1942 mandáronu a estudiar derechu en Fort Hare, la única universidá del país onde podín estudiar los africanos. Al otru añu yá yera militante del Congresu Nacional Africanu (ANC), el partíu de notables fundáu en 1912 en procesu de convertise nun partíu de mases. Con esi envís, un mozu Mandela participa en 1944 na fundación de la Lliga de la Mocedá del ANC, que va convertise nel furmientu de la renovación tanto organizativa como política del movimientu.

Cola llegada al poder del Partíu Nacional afrikáner en 1948 empecipia la construcción del sistema del apartheid (dixebra) que va durar hasta los primeros años noventa. Partíase d’una concepción perversa: Sudáfrica yera un país de blancos, yá que fueren los primeros en llegar (falso) y el 87% de la tierra pertenez a estos. El 13% restante –lo pior con diferencia- ye cedío a perpetuidá a la población negro pa que fagan ellí los sos estaos independientes o bantustanes. Como les tierres de los bantustanes yeren les más probes tanto pa la agricultura como la minería, la población negro que viviera fuera de los mesmos pasaben a ser inmigrantes en territoriu sudafricanu, y polo tanto nun podín tener derechu a votu. Amás, toa una recatafila de lleis que formaben el petty apartheid garantizaben que la vida cotidiana de los blancos y tolos demás coincidiera lo menos posible. Africanos, mestizos y indios pasaben a ser la mano d’obra barato, ensin posibilidá nenguna de meyorar la so posición social nin condiciones llaborales, y ensin posibilidá tampoco de reclamalo.

A esi proyectu perversu opúnxose un frente común llamáu l’alianza de los congresos: l’ANC polos africanos, y les organizaciones respectives d’indios y mestizos, asina como’l Partíu Comunista Sudafricanu (SACP), únicu partíu multirracial del país. Esa alianza quedaría espeyada en 1955 na Carta de la Llibertá, programa democráticu, multirracial y keynesianu redactáu por un comunista blancu, Lionel Bernstein. Nel ANC hubo rocea a aceptala, yá que pa un sector del partíu, ente ellos Mandela, yera una concesión mui dura aceptar que Sudáfrica yera de tolos habitantes del país y non solo de los africanos.

A lo primero la llucha escontra l’apartheid yera non violenta, siguiendo les directrices del Mah.atma Gandhi, del que mui pocos saben qu’empecipiara la so actividá política en Sudáfrica anantes de volver pa India. De fechu, ún de los sos fíos, Manilal Moh.andas Gandhi, sería ún de los cabezaleros del Congresu Indiu Sudafricanu (SAIC) l’homólogu del ANC ente la comunidá india del país. Pero la llucha non violenta nun funcionó, y por una razón persimple: l’alianza de los congresos nun tenía delantre al colonialismu británicu, esmolecíu pola opinión pública metropolitana y enfotáu en guardar ciertes formes, sinón a un gobiernu sudafricanu prácticamente independiente de Londres y entregáu a la so propia opinión pública blanca, siguidora fiel del réxime racista. Asina, les masacres policiales o militares de xente desarmao nun provocaben escesivos problemes ente’l votante mediu sudafricanu, y la opinión pública internacional yera cenciellamente un problema menor, por nun dicir mínimu.

En marzu de 1960 yera la masacre de Sharpeville, onde la policía sesinara a 69 africanos, ente ellos 10 nenos. Nun yera la primera, pero sí la más grave. N’abril l’ANC y tolos otros congresos son prohibíos (el Partíu Comunista yéralo dende’l 48). Los cabezaleros del ANC parten pa exiliu, mientres Sudáfrica pasa a ser una república independiente en 1961. Depués d’un fuerte debate internu, Mandela y la dirección de la Lliga de la Mocedá deciden entamar la llucha armao: naz la Llancia de la Nación (uMkhonto we Sizwe, MK), qu’entama les acciones de sabotax. Mandela ye deteníu n’agostu de 1962 y condergáu a cinco años de cárcel. En 1963 cai nuna casería propiedá del SAPC en Rivonia, conceyu cercanu a Johannesburg, tola dirección de la MK. Los documentos son comprometedores, tamién pa Mandela. N’ochobre d’esi añu sería’l xuiciu que daría la vuelta al mundu. El fiscal yera Oswald Pirow, l’exministru d’Esteriores que na II Guerra Mundial quería meter a Sudáfrica na guerra del llau d’Alemaña y que fundara’l partíu faxista Nuevu Orde. La defensa, un patriciu sudafricanu militante comunista, Bram Fisher, que pagará cola cadena perpetua’l so compromisu cola llibertá, igual que los sos defendíos. Los blancos quedaron nuna cárcel de Pretoria. Los demás, a Robben Island, l’Alcatraz sudafricanu, nuna islla en frente de Ciudá d’El Cabu. Ehí va permanecer Mandela dende 1964 hasta 1982, convirtiéndose nel presu políticu más famosu del mundu.

Los diez años siguientes fueron rialmente tranquilos pal réxime racista, que foi a encontar el so sistema y vivió amás una medría económica que lu convirtió na gran potencia del continente. Va ser nos años centrales de la década de los setenta, col aniciu de la guerra d’independencia en Namibia, auténticu Vietnam pa Sudáfrica, l’espoxigue d’un nuevu movimientu obreru, asina como del estudiantil y l’apaición del movimientu Conciencia Negro (Black Consciousness) de Steve Biko, cuando vuelvan los problemes pal réxime. D’otru llau, la independencia d’Angola y Mozambique con gobiernos revolucionarios, la guerra civil en Rhodesia y l’actividá armao de la MK, dende la so central en Lusaka, conviértense en nueves fontes de desestabilización, a les que’l réxime vuelve a responder cola violencia. Mandela, dende la cárcel, convertíu yá nun iconu, apoya la llucha. Nun yera l’apostol de la non violencia qu’intenten vendenos, yá que frente a un gobiernu ilexítimu qu’usa la violencia estructural, defende la violencia armao.

Porque la violencia del estáu yera relativamente contenida, pero podía llegar a ser brutal. En xunu de 1976 una manifestación en Soweto de 20.000 escolinos y estudiantes de secundaria escontra la llamada Llei d’Educación Bantú, qu’imponía l’afrikaans nes escueles acaba polos disparos de la policía. Esi mesmu día morrieren 25 rapacinos. Depués de díis d’enfrentamientos ente les bales de la policía y les piedres de los estudiantes, quedaben 618 muertos, la mayoría menores de 17 años. Steve Biko ye deteníu y muertu a causa de la tortura en 1977. Miles d’estudiantes emigren a Lusaka pa engordar les files de la resistencia.

El gobiernu sudafricanu de Pieter Botha va responder a la nueva fola resistente cola llamada “estratexa total”. Partíase de que Sudáfrica yera víctima d’un ataque del comunismu mundial y que la respuesta debía ser global: no esterior, acabando cola guerrilla en Namibia y neutralizando a los gobiernos angolanu y mozambicanu metiéndo-yos la guerra en casa, y practicando l’asesinatu de los cabezaleros opositores nel exiliu. Nel frente interior, enanchando la basa social del apartheid faciendo concesiones polítiques y económiques a indios y mestizos, favoreciendo les engarradielles interétniques de los africanos y criando una clase media negra. Les grandes families de la oligarquía sudafricana (Oppenheimer, Rupert, Bloom…) apoyáronlu, anque nel propiu Partíu Nacional provocaría argayos pela derecha.

Anque’l ciclu de la protesta interna seguía fuerte, el detonante de les grandes movilizaciones que darín la vuelta al mundu y fadrín de Nelson Mandela’l símbolu de la prisión d’un pueblu enteru empecipió en 1983, cuando Botha propunxo la reforma constitucional que pretendía criar un parlamentu tricameral, con una cámara pa blancos, otra pa mestizos y otra p’asiáticos, dexando a los africanos otra vuelta fuera. Naz el Frente Democráticu Uníu (UDF), plataforma d’organizaciones populares, que xunta unos potentísimos sindicatos y la MK van facer dende 1985 una rialidá el mandáu del ANC: facer de Sudáfrica un país ingobernable.

Miles de muertos van ser necesarios pa que’l gobiernu sudafricanu se vea ensin salida. Va xugar tamién un papel fundamental el factor esterior: n’ochobre de 1986 el gobiernu angolanu entamaba una ofensiva perdura escontra la so guerrilla contrarrevolucionaria, la UNITA, apoyada a un tiempu por Sudáfrica, USA y Xina, y tropes sudafricanes invaden Angola pa torgar una victoria gubernamental. El gobiernu de Luanda pide l’ayuda de Cuba, que va mandar decenes de miles de voluntarios. Ente avientu de 1986 y febreru de 1987 tien llugar en Cuito Cuanavale la batalla más importante en suelu africanu dende la II Guerra Mundial, y les tropes cubano-angolanes derroten a l’alianza sudafricana-UNITA. Esti Stalingrado africanu, como dio en llamase, acabaría provicando’l reconocimientu de la independencia de Namibia en 1990, col resultáu d’un gobiernu del partíu ximielgu del ANC, la SWAPO.

Nel frente internu, el gobiernu ta escosáu, y la reforma constitucional yá nun tien xacíu por mor del boicot internu. Botha ye sustituyíu por Frederik De Klerk. A nivel internacional, pesie a qu’hasta l’últimu minutu el réxime sudafricanu va tener el sofitu más o menos mazcaráu de los gobiernos norteamericanu y británicu, el fin de la guerra fría fai posible una negociación cola mayoría non blanca pa facer del país una democracia. L’estáu sudafricanu taba militarmente intactu pa reprimir a la oposición interna, pero a nivel internacional el desprestixu yera absolutu y la situación económica yera esmolecedora. La oposición política tenía un prestixu internacional inmensu y un apoyu popular masivu, pero les sos retaguardies estratéxiques, los estaos qu’apurrieren armes, perres, sofitu diplomáticu y políticu a tolos niveles, taben en momentos más que revesosos: la Unión Soviética, la República Democrática Alemana y Cuba. Había un empate técnicu, y una posible solución negociada, que yera l’aceptación de la democracia a cambiu de conservar el sistema capitalista. Y eso ye lo que decidió’l movimientu de lliberación, y eso ye lo que fexo Mandela en saliendo de la cárcel.

Hai quien diz qu’hai dos Mandela: el lluchador revolucionariu, que duró hasta que salió de la cárcel en 1990, y el reformista traidor, que duró hasta la so muerte. Ye una visión tan ridícula como falsa. El procesu de negociación, que duró dende la salida de los presos políticos y la llegalización de la oposición en 1990 hasta les elecciones de 1994, foi un auténticu via crucis en que’l resultáu bien pudo ser una salida “a la española”, una amnistía por amnesia, un simple reconcimientu del derechu a votu de tolos sudafricanos mayores d’edá y namás, y nun foi asina. Mandela púnxose al frente d’una negociación onde sacó la fin de les independencies ficticies de los bantustanes, una nueva constitución, la plena igualdá lexislativa, les ferramientes constitucionales pa garantizala y la verdá sobre la represión, en cuenta d’echar tierra encima. Sentáronse les bases pa posteriores avances. ¿De verdá hai quien cree qu’en 1994, col país a piques d’españar en milenta cachos poles amarraces interétniques, en plena fola neolliberal nel mundu unipolar, yera posible entamar un procesu revolucionariu socialista en Sudáfrica? ¿Cuánto diba durar esa revolución social con un aparatu represivu del estáu intactu y en manes de los blancos? ¿Cuánto ensin una intervención militar norteamericana? ¿Cuánto ensin dixebrase’l país en dellos cantones gobernaos por señores de la guerra?

Cuando en 1994 Mandela asumió la presidencia de Sudáfrica depués de les primeres elecciones llibres na historia del país, que l’ANC ganó col 62% de los votos, naide pensaba que la república fuera a sobrevivir. Y foi l’habilidá del conxuntu del movimentu de lliberación y el carisma de Mandela los que desactivaron el peligru de la guerra interétnica, tanto ente negros y blancos como ente los propios africanos. Sudáfrica ye güei la nación del arcu la vieya qu’empezó a nacer nel Congresu del Pueblu en Kliptown en 1955.

Ye evidente que la llegada al poder del ANC nun supunxo la fin de tolos apartheid de Sudáfrica. Esaniciáu el políticu, queda’l social, nun país que ta ente los más desiguales del mundu. Los cinco años de gobiernu de Mandela (1994-99) coincidieron col imperiu absolutu del neolliberalismu a nivel mundial. Si bien los dos primeros fueron pa intentar aplicar el RDP, l’axenda neokeynesiana del programa del ANC, la desestabilización económica obligó al país a ceder al FMI y pasar a una axenda neolliberal, diseñada dende dientro, eso sí. Bien ye verdá que la situación internacional posterior fexo más propiciu un cambiu de rumbu que nun se dio, pero eso yá nun será culpa de Mandela precisamente, sinón de los que lu sucedieron, como Mbeki o Zuma, y del conxuntu de un ANC y un PC demasiao namoraos del proyectu social-lliberal.

Hai que reconocer d’otru llau un enorme méritu a Nelson Mandela, poco sorrayáu estos díis, y ye’l de saber retirase a tiempu. En cuenta de facer como otros líderes carismáticos, qu’en llegando al poder agárrense al mesmu hasta que muerren, Mandela, nuna auténtica amuesa de virtus republicana, decidió renunciar a una reelección que tenía garantizada y dedicase a la so vida privada, dexando sitiu pa la nueva xeneración, forxada na resistencia. Hai más casos asemeyaos, como Julius Nyerere, pero son bien pocos.

Los xuicios sobre Mandela son inevitables, y ye normal qu’ente tanta lleenda blanca hebia quien quier ver qué hai detrás, anque ye evidente que la definición de lleenda blanca o negra varía muncho dependiendo de la perspectiva dende la que lu enfoquemos. Hai una lleenda blanca lliberal, y otra revolucionaria.

¿Hubo un Mandela apóstol de la non violencia, o un Mandela que defendió la llucha armao y qu’arrenunció a ella primero de salir de prisión, como diz Vargas Llosa? Non. Hubo un Mandela que defendió la estratexa de la non violencia dende 1948 hasta 1960, y cuando vió que nun yera útil pasó a defender la de la llucha armao. Por eso lu xulgaron y lu condergaron a cadena perpetua. Anque él personalmente nun garrara les armes y hasta que lu prindaron la MK dedicábase a acciones de sabotaxe, Mandela asumió como propiu el discursu de la llucha armao cuando esti se fexo más duru, negóse a arrenunciar al mesmu anque nos años ochenta eso garantizába-y la so llibertá, siguió negándose a facelo depués de tar llibre y namás lo fexo hasta setiembre de 1991, robláu yá l’alcuerdu de paz, pero negándose a disolver la MK hasta que l’exércitu nun fuera multirracial. Cuando De Klerk acusó al ANC de tener un exércitu priváu, la respuesta de Mandela foi impecable: ¿Nun yeren les fuercies armaes sudafricanes l’exércitu priváu dela minoría blanca? Por eso ye tan ridícula la sentencia contra Arnaldo Otegi de 2010 fecha pola xueza Ángela Murillo, onde afirma que Mandela fuera “un auténticu héroe que permaneció en prisión por motivos ideolóxicos, esclusivamente por eso, pero enxamás usó la violencia, nin l’apoyó col envís d’algamar la supresión del apartheid en Sudáfrica” ( páxina 13).

¿Hubo un Mandela comunista que dexó pasu a un Mandela neolliberal, como se diz tanto dende La Razón como dende sectores de la esquierda? Non. Mandela siempre foi un nacionalista africanu, non un comunista. A lo primero yera un nacionalista que vía con desconfianza a los comunistes pol so componente multirracial, pero depués precisamente por eso, como’l conxuntu del ANC, acabó viéndolos como un aliáu lleal. L’ANC y el SACP compartieron llucha, víctimes y exiliu. Munchos militantes comunistes de toles races dieron la so vida pola causa de la Sudáfrica llibre, y eso fexo que los comunistes tuvieren y tengan una influencia mui curiosa nel ANC, tanto a nivel políticu como organizativu. Mandela tuvo una fase d’especial namoramientu del PC nos años cincuenta, como suel pasar con quien ye mui hostil a una idea hasta que de sópitu descubre que ta equivocáu, pero nun llegó a ser comunista, anque escribiera dellos testos qu’amuesen una gran afinidá ¿Féxose neolliberal en llegando al gobiernu? Non. Fexo’l cestu coles blimes que-y tocaron nesi contestu históricu, que yera’l del ciclu neolliberal imperante a nivel mundial. Intentó aplicar el programa neokeynesianu hasta que-y lu baltó’l FMI y el gran capital llariegu. Y cuando cambió de rumbu, féxolo con tol movimientu de lliberación. De fechu, los encargaos de pilotar les privatizaciones fueron los ministros comunistes.

Nun hubo un Mandela de munches cares, sinón un Mandela que supo adaptase a situaciones cambiantes ensin arrenunciar al so oxetivu vital: una Sudáfrica democrática. Quien sí tien munches cares ye bona parte los xefes d’estáu que fueron estos díis al so funeral. Toos amuesen tar agora escontra l’apartheid… depués de que cayera, porque primero bien poco fexeron dellos de los qu’agora ocupen les portaes. Toos dicen inspirase en Mandela, o más bien nel Mandela qu’inventaron.

¿Qué fexo p’acabar col apartheid James Cameron, cuando’l so Partíu Conservador, dirixíu daquella por Margaret Thatcher y gobernando’l Reinu Uníu, negábase a aplicar sanciones a Sudáfrica, y la Federación d’Estudiantes Conservadores, de la qu’él yera cabezaleru nomáu, ximielgaba cartelos pidiendo qu’aforcaren a Mandela? Polo menos tuvo la decencia d’almitilo.

¿En qué Mandela s’inspira Barack Obama, cuando foi la CIA norteamericana la qu’apurrió la información necesaria al gobiernu sudafricanu pa facer la detención de Rivonia, tando daquella nel poder un presidente del so partíu, el Demócrata, como yera’l siempre inxustamente emponderáu J.F. Kennedy? ¿Apoyó Mandela al apartheid israelí en Palestina, como sí fai el so gobiernu, o la cárcel de Guantánamo? ¿Acasu los presidentes demócrates, igual que los republicanos, nun tuvieron hasta’l final pol réxime del apartheid, negándose a les sanciones internacionales, y tuvieron a Mandela na llista de terroristes hasta 2008?

¿A quién defendía Aníbal Cavaco Silva cuando en 1987, siendo presidente del gobiernu portugués, fexo que’l so país refugara na ONU una resolución que desixía la llibertá de Mandela, compartiendo postura con USA y Reinu Uníu?

Toos ellos, y munchos otros, taben estos díis en Sudáfrica buscando la portada de los medios, intentando que se-yos pegara daqué del inmensu prestixu de Nelson Mandela. Nun arranque d’honestidá, el gobiernu israelí prefirió nun dir. Nun-yos gustaba Mandela, y nun quixeron facer l’hipócrita. Y los medios, tan informaos ellos, dedicábense a escandalizase porque ún de los invitaos d’honor al funeral fuera Raúl Castro, presidente cubanu, cuando Cuba ye una pieza clave na derrota del apartheid, como xustamente reconociera Mandela faciendo que Fidel castro fuera’l primer xefe d’estáu estranxeru recibíu por él en xurando’l cargu como presidente en 1994. Esos medios tan informaos que faen de Graça Machel, la vilda de Mandela, vilda tamién d’un xefe d’estáu d’ideoloxía opuesta, cuando Samora Machel, presidente mozambicanu, compartía idees y llucha con Mandela y l’ANC, siendo mui probablemente asesináu pol serviciu secretu sudafricanu.

Otros, cenciellamente, nun teniendo nada que dicir sobre Mandela o sobre Sudáfrica o sobre l’apartheid, posiblemente porque poco o nada saben, como Mariano Rajoy, prefirieron falar de lo guapa que yera la ceremonia porque yera nel estadiu de fúbol onde ganara España’l Mundial. Ente eso, los esparabanes del intérprete de signos qu’allorió, o la escena de quinceañeros d’Obama, Cameron y la primer ministra danesa, Helle Thorning-Schmidt, sacando semeyes bobes al llau d’una Michelle Obama enfocicada, ta servida l’anécdota tarasca, la trivialidá faltosa, la superficialidá babaya, nun acontecimientu históricu: l’homenaxe caberu a un gran home, a ún d’esos qu’ennoblecen el términu política.

Pa la mio xeneración, qu’empecemos a militar na esquierda nos años ochenta, yá en plena crisis del socialismu rial, dos yeren les grandes causes internacionales que mos motivaben: los procesos revolucionarios centroamericanos y la llucha escontra l’apartheid. D’aquellos telediarios de los años ochenta onde se vía un pueblu enteru alzáu, que diba cantando a la llucha, saqué yo la mio afición por Sudáfrica que me llevó a sacar en 2008 la Historia d’esi país, apasionante como pocos.

Cola desapaición de Nelson Mandela fáltanos ún de los exemplos morales y políticos más sobresalientes de la Historia. Nun dexemos que trivialicen la figura de Mandela, nun dexemos que mos lu conviertan nun osu de peluche, nun dexemos qu’hebia un Mandela a la carta, como si pudiera dixebrase de la so trayectoria política solo lo que-y preste a caún. Él merez más que too eso. Mandela sigue siendo una bandera de la esquierda. Alón, Madiba. Mayibuye. Amandla ngawethu.

Publicao’l 13/12/2013 en L’Arcu de Texu

Los comentarios están cerrados.