La chispa de la vida

Coca-Cola zarra la embotelladora de Cualloto (Siero) y despide a 144 trabayadores.

Coca-Cola zarra la embotelladora de Cualloto (Siero) y despide a 144 trabayadores.

L’anunciu del ERE de Coca Cola non por esperáu ye menos dolorosu que tola riestra de deslocalización y piesllu d’empreses que llevaben munchos años dando trabayu n’Asturies. Nesti casu concretu por munches películes que nos cuenten de que si les decisiones del accionariáu nun tienen que ver cola marca matriz o de qu’esto ye’l resultáu d’un procesu de converxencia y concentración de capital que quier “optimizar” los beneficios pesllando les embotelladores que presenten resultaos negativos, lo cierto ye que presentar esti ERE nuna empresa que da beneficios SOLO ye posible como resultáu  de la reforma llaboral (aquella que diba crear tantu trabayu col cuentu de la flexibilidá).

Siguir Lleendo

Asturies gota a gota

AguaVariantePayaresLes noticies que tán saliendo estes hores sobre la fuga de cientos de miles de litros d’agua nos túneles de Payares son una alegoría perfeuta de lo que vien ocurriendo n’Asturies cuantayá. Como pasó tantes veces coles obres faraóniques paradigma del “progresu” que cacarexaron per décades los sucesivos gobiernos asturianos, esta obra estrada de sobrecostos, que yá tripliquen el presupuestu inicial, sirvió p’alimentar la rede clientelar y la maquinaria propagandística qu’apurrieron les mayories electorales que fexeron bona la conseña del “tira que llibres”.

Güei la trampa rescampló en forma de filtraciones, como primero rescamplaron otres trampes como la del superpuertu de Xixón, El Muselón. Millones de litros d’agua que teníen que tar alimentando los regatos de Llión tán agora, gracies a errores de planificación descomanaos, inundando los túneles y arroyando pelos montes. Cada gota d’esi agua ye como’l sangre qu’esti país vien perdiendo dende hai décades. Sangre que se perdió coles eternes reconversiones minera y industrial que dexaron na cai a decenes de miles de trabayadores. Sangre que se perdió col esmantelamientu del campu asturianu hasta esgonciar el mundu rural. Sangre que se perdió cola estroza del mediu ambiente en forma de mines a cielu abiertu o plantaciones d’ocalitos. Sangre que se perdió cola emigración masiva dende va venti años de la mocedá asturiana. Sangre que se perdió cola muerte adulces de la nuestra llingua, del nuestru padremuñu, de la nuestra identidá como pueblu. Siguir Lleendo

Declaración de sofitu al derechu a decidir de Cataluña

El pueblu catalán da un pasu mas na so xusta reclamación sobre’l derechu democráticu a decidir el futuru de so. Y, darréu, la España reaccionaria que nun entiende de derechos nin de democracia, sal en barrena pa dexar claro que nun va permitir daqué tan elemental como la celebración d’una consulta democrática. Los qu’argumenten que la “soberanía reside nel Pueblu español”, son los mesmos que se doblen delantre los mandatos del gran capital financiero y de la Troika, los mesmos que mos roben, mos faen probes, mos reprimen, los que mos arrampuñen derechos sociales y civiles conquistaos con munchos años de llucha, sufrimientu y sangre.

Pero esti exerciciu de soberanía qu’anicia nel pueblu de Cataluña nun pue sirvir a la derecha que representa Artur Mas p’afondar nes polítiques de recortes y d’expropiaciones sobre los bienes comunes. La soberanía ye un derechu que los pueblos tienen qu’exercer sobre TOLES decisiones polítiques, sobre’l propiu cuerpu, sobre les polítiques sociales y económiques, sobre la sostenibilidá ecolóxica del modelu productivu y de consumu, etc. Esto ye, el derechu a decidir de los pueblos tien que se realizar dende una radicalización de la democracia y, poro, tien que se llevar a cabu como oposición a les imposiciones del gran capital sobre los derechos y conquistes sociales.

Siguir Lleendo

Mandela a la carta, por Faustino Zapico

Nelson Mandela y Joe Slovo, Partíu Comunista de Sudáfrica

Nelson Mandela y Joe Slovo, Partíu Comunista de Sudáfrica

Llárimes de cocodrilu nel funeral de Nelson Mandela, el más multitudinariu dende’l de Tito en 1981. Si bien ye normal falar bien del muertu, seya quien seya, cuando ye una figura de relevancia internacional como Mandela, con una vida política tan llarga ye inevitable que los afalagos seyan bien de veces una amuesa d’hipocresía escandalosa.

Convertíu nun iconu mundial al que resultaba políticamente incorrecto criticar, quien tuvo siempre nes antípodes del so pensamientu y acción decidió convertilu nuna imaxe amable, desprovista de bona parte de la so carga política, pa facilitar asina la so fagotización pol sistema. Como reacción, especialmente estos díis con motivu de les noticies sobre la so muerte, dende ciertu sector de la esquierda procedióse a dar una imaxe del Mandela “vendíu” del poder contrapuestu al Mandela “revolucionariu” de la cárcel de Robben Island.

Pa facer una valoración mínimamente seria del personaxe y la so relevancia histórica, bono ye recordar dellos elementos de la so biografía, tapecida estos díis pol cientu de sepulcros esblanquiñaos qu’ocuparon los medios pa ver si se-yos pegaba daqué del prestixu del muertu. Biografía que va mecida a la del so país, yá que la vida pública de Mandela allóngase per setenta años. Siguir Lleendo