RESOLUCIÓN Frente Ampliu y Unidá

1808

SOBRE’L FRENTE AMPLIU Y LA UNIDÁ DE LA ESQUIERDA ASTURIANA

     La situación xeneral d’Asturies, que nun ye otra que la de la crisis estructural permanente que vien padeciendo dende los años 80 y a la que se van sumando les sucesives crisis coyunturales del capitalismu; la situación xeneral del Reinu d’España, con una crisis política del réxime turnista y un gobiernu de la esquierda dinástica, y la situación xeneral de la UE, ca vez más convertida nuna cárcel neolliberal y, agora, practicante d’un militarismu agresivu, xenera duldes, mieos y riesgos que les esquierdes asturianes nun paecen ser quien a encarar d’una forma amañosa. 

         El gobiernu en solitario n’Asturies del PSOE con apoyos parlamentarios d’IU y Podemos y la entrada d’Unidas Podemos nel gobiernu central en coalición col PSOE nun tán valiendo pa facer polítiques d’esquierda rialmente efectives, ensin despreciar por ello dellos avances, especialmente nel casu español en materia llaboral que d’otra parte tán mui per baxo de les espectatives que la propia UP vendió pa xustificar la so participación gubernamental. Munches de les reformes anunciaes, como la educativa, nun suponen un avance claru al conservar bona parte de les contrarreformes anteriores. Otres, como la derogación de la llei mordaza, la de memoria democrática o les d’igualdá de xéneru tán enllancaes porque la so floxera/incoherencia nun acaben de convencer a los socios parlamentarios del gobiernu pa que les apoyen. Mentanto, asistimos a un vaciamientu de la contestación social yá enantes de l’andancia y el confinamientu posterior como resultáu de la complacencia de bona parte de la esquierda social col gobiernu, que trexo como resultáu la xeneración d’un vaciu políticu que ta llenando en parte la ultraderecha y en parte la decepción, xenerando una dinámica política enforma peligrosa. 

         N’Asturies, la incapacidá de la FSA-PSOE p’articular un proyectu p’Asturies qu’implique apostar por un modelu productivu nuevu que permita torgar la emigración y la escayencia permanente del nuestru pueblu, y l’ausencia na esquierda asturiana d’un debate fondu sobre’l país que necesitamos xenera la situación de parálisis permanente de la sociedá asturiana, y con ello de la resignación. El fracasu de les negociaciones pa reformar l’estatu d’autonomía son un exemplu d’ello: queda la sensación de perder, otra vez, un tren históricu. Nesti casu, qu’esi tren se pierda por incomparecencia na estación ye apurri-y una victoria política a la ultraderecha, a la negación mesma d’Asturies, de consecuencies pergraves.

         Vemos que nos únicos países d’España onde hai una dinámica de movilización social autónoma y de contestación que xenera debates públicos y victories culturales sobre la ultraderecha ye ellí onde hai una esquierda propia, con tola diversidá y matices que se queria, tanto a nivel políticu-electoral como sindical: en Vasconia, En Cataluña y en Galicia. 

         Vemos tamién cómo dende Madrid quier articulase un nuevu espaciu políticu qu’axunte a toles espresiones a la esquierda del PSOE, pero quier facelo reproduciendo dos de los grandes errores de los últimos años de la esquierda institucional d’obediencia estatal: el personalismu, tan propiu de Podemos, y el querer entrar en gobiernu col PSOE a cualesquier preciu, tan propiu d’IU.

          Convócase asina a la xente d’esquierdes a conformar un frente ampliu alredor de la figura de la ministra de Trabayu, Yolanda Díaz, que más paez un intentu de da-y una nueva forma electoral a Unidas Podemos pa que podia siguir nel gobiernu la próxima lexislatura. De les promeses d’asaltar los cielos pasemos al fechu d’asaltar los ministerios y atrincherase nellos, anque implique aceptar los permanentes xiros a la derecha que marca’l PSOE.

         Al mesmu tiempu, la dinámica política asturiana, ensin ser sustancialmente estremada de la xeneral española, presenta una diferencia clara como ye que’l desequilibriu ente Podemos y IU ye muncho menor, hasta’l puntu de que si na Xunta Xeneral ye más fuerte con un cachu Podemos nos conceyos yelo muncho más IU. Esta dinámica fai que la llucha cultural ente los dos tipos d’esquierda que se dan n’Europa tenga n’Asturies una correlación de fuercies distinta.

         El modelu d’esquierda reformista postcomunista que representa IU tien unes llendes clares al tar arrequexada a la esquierda del campu electoral pol PSOE y al nun francer el cordón umbilical que lu xunce al mesmu. Representa, d’otru llau, una esquierda más clásica, onde la identidá de la mesma vien dada pola clase social y la contradicciñon capital/trabayu.

         El modelu d’esquierda reformista postmaterial que representa Podemos y que pretendía ser la nueva política avieyó enforma nestos siete años, hasta’l puntu de convertise nuna espresión de partíu de notables decimonónicu que se mantién colos cargos públicos más que polos militantes. La so radicalidá simbólica, marcada ente otres coses pola ausencia de proyectu de clase, fai que, paradóxicamente, seya vistu como una fuercia muncho más radical y antisistema de lo que rialmente ye.

          D’otru llau, ye evidente que dende la esquierda asturianista nun fuimos nestos años a articular una espresión organizada con una mínima influencia na sociedá asturiana. Nin dende la que coló pa Podemos nin dende la que siguió cola so independencia orgánica y discursiva.

         Sicasí, la rialidá sigue faciendo necesaria una alternativa d’esquierda pal nuestru país que sirva pa sacalu del furacu nel que lu metieron décades de destrucción industrial, esmantelamientu del mediu rural, clientelismu feroz y españolismu fediondu. El riesgu de nun lo facer, col deterioru de la sociedá asturiana y la ofensiva reaccionaria en plenu avance, ye’l de la italianización: la muerte de la esquierda por dimisión, por abandonu de les sos banderes por nun tener la convicción abonda pa defendeles:

         Dende IZQUIERDA ASTURIANA (IAS) nun tamos dispuestos a ser simples espectadores de la muerte del nuestru pueblu, y siguimos apostando, como fiximos siempre, dende los mesmos oríxenes d’esti partíu, por un frente ampliu de la esquierda asturiana, pero non por un alcuerdu burocráticu nin por un club de fans. Por ello, el XVI Alcuentru Nacional d’IAS quier manifestar la so posición sobre la necesaria unidá de la esquierda:

          1) Ye necesario estremar los ámbitos: Nun ye lo mesmo un alcuerdu políticu a nivel estatal qu’otru d’ambitu autonómicu o de conceyu, porque los ámbitos d’actuación y la capacidá política p’articular cambios son estremaos. Un alcuerdu municipal nun necesita coincidencies en política esterior, pero sí en política urbanistica. Un alcuerdu autonómicu nun necesita coincidir na política de defensa, pero sí na d’ordenación del territoriu. Una reedición d’Unidas Podemos a nivel estatal con otru nome, resultáu d’un alcuerdu de direcciones y alredor d’una figura presuntamente carismática, con un programa que seya una versión tovía más floxa del anterior y pa poder amarrar un alcuerdu de gobiernu col PSOE en Madrid nun ye aceptable de nenguna manera. Básicamente, porque nun ye una ferramienta política útil pa la clase trabayadora y ciudadanía en xeneral de nenguna parte del reinu, nin sirve pa propiciar cambios estructurales.

         2) Una alianza política vien d’un alcuerdu programáticu y una mínima confianza mútua: Un alcuerdu programáticu seriu ye necesariu n’Asturies, y nun val con dicir qu’hai que poner per delantre lo que mos xune de lo que mos dixebra, como si la simple voluntá fuera abonda. Nestes décades xeneráronse na esquierda dos visiones estremaes, y unes cuantes intermedies, sobre cómo evitar la muerte del mediu rural, sobre la transición ecolóxica o sobre la reactivación de la industria.Un alcuerdu programáticu seriu necesita meses de preparación y negociación, como tamién necesita meses xenerar nueves complicidaes y alcuerdos ente los actores políticos. Son munchos los conflictos qu’iguar, y munches tienen que ser les ganes de facelo.

         3) El frente ampliu tien que ser asturianu, non calcu nin copia: Si los problemes estructurales del capitalismu desenrrolláu son asemeyaos en tol territoriu de la UE, nun quier dicir que la dinámica política seya la mesma, y eso val tamién a escala intraestatal. Asturies tien una dinámica política propia, resultáu de la so crisis estructural, del pesu históricu de la industria, del so mediu rural, d’una estructura institucional marcada pol clientelismu políticu-sindical, del procesu de sustitución de la so identidá colectiva… Una alternativa política p’Asturies tien que nacer n’Asturies, con un programa pal pueblu asturianu y con actores asturianos.

         4) El frente ampliu tien qu’intentar axuntar toles cultures de la esquierda política respetando la so identidá: Les distintes espresiones de la esquierda asturiana son resultáu de la so historia, y esa pluralidá ye xustificable en tanto que tien una causa doctrinal y programática, de diferencies col modelu de país y de sociedá. Pretender un frente ampliu pa convertilu nun partíu nuevu sería reproducir errores que yá comtieron otros munches veces. El frente ampliu namás ye posible si tien integrantes identificables, cola so propia identidá y capacidá d’interlocución política.

         5) L’alcuerdu tien que ser estratéxicu, non ideolóxicu: L’oxetivu del frente ampliu nun tien que ser llegar a una nueva síntesis doctrinal de la esquierda, guañu seguru de futuros conflictos y rotures, sinon ponese d’alcuerdu tanto nel programa como na estratexa a siguir: si se ven posibles alcuerdos col PSOE o non, y de qué tipu; si se quier apostar por un sector públicu asturianu o non; si se defende un nuevu estatutu como primer pasu hacia un horizonte más ambiciosu o atrincherase na defensa del réxime del 78 frente a les versiones más reaccionaries del mesmu; si se quier un país/reserva pa turistes o si se quier suañar un nuevu modelu productivu pa facelu posible. Eses cuestiones, y munches otres, son les qu’hai qu’esclariar enantes de ponese a debatir la composición de les llistes electorales, que nós vamos defender, como fiximos en 2015, que fuera n’elecciones primaries, como forma de favorecer un resultáu asumible pa toos.

         El retu ye grande, pero la necesidá yelo más. IZQUIERDA ASTURIANA (IAS) perafitase na so posición histórica de busca de la unidá dende la diversidá.

 XVI Alcuentru Nacional d’Izquierda Asturiana. 21 de mayu de 2022

Los comentarios están cerrados.