Sobre la situación política abierta pol procesu catalán

Cartel Referemdum Catalunya 1-0Los acontecimientos vienen precipitándose dende la convocatoria per parte del gobiernu catalán d’un referéndum d’autodeterminación pal día 1 d’ochobre. Les amenaces del gobiernu central, yá concretaes en fechos, d’intervenir en Cataluña pa torgar la celebración d’esa consulta suponen un desafíu políticu de primer orde, non solo pal pueblu catalán, sinón tamién pa tolos demás pueblos del estáu. Por ello, dende Izquierda Asturiana (IAS) queremos dexar clara la nuestra posición política:

A) El pueblu catalán tien de poder decidir llibremente’l so futuru, y tien de decidilo ensin inxerencia nenguna. La consulta entamada pol gobiernu catalán dexa a les clares la obsolescencia y les llendes del réxime de la II Restauración. La Constitución de 1978 nunca nun foi una igua pa la cuestión nacional, sinón una nueva fonte d’agravios qu’agora entra en crisis terminal. Los intentos del gobiernu catalán de facer una consulta pautada viéronse imposibles dende’l momentu cuando’l que llegalmente tenía’l poder pa otorgala, el poder central, negóse dafechu a facelo. Polo tanto, les crítiques al calter illegal de la consulta, usándoles como sida pa nun la encontar son una amuesa de pura hipocresía.

B) Les esquierdes del restu del Reinu tienen una inmensa responsabilidá política énte esti procesu, onde ye necesario definise. Nun val ponese de perfil faciendo declaraciones retóriques en favor del derechu a decidir y a un tiempu negase a sofitar l’exerciciu d’esi derechu amparándose na so illegalidá. Llegalidá nun ye llexitimidá. Llegales yeren les lleis peles que se pasó de la dictadura franquista a la II Restauración y eso nun les fai llexítimes. El desafíu políticu que ta faciendo’l pueblu catalán abre una resquiebra nel réxime restauracionista, la más grande en casi cuarenta años, y abre posibilidaes reales de valtalu. El procesu constituyente catalán puede abrir nuevos procesos constituyentes nos demás pueblos del estáu, y los republicanos dignos d’esi nome tenemos que los encontar. El discursu falsamente internacionalista de cierta esquierda que diz defender la unidá forciada d’España pa nun francer la unidá de la clase trabayadora y que critica a les esquierdes catalanes por ponese al llau de la so burguesía nun tien xacíu nengún, yá que, oxetivamente, implica ponese del llau del gobiernu del PP y de la oligarquía española, incluyendo la so parte catalana, abiertamente opuesta a la independencia. Ye decepcionante la puesta n’escena esti domingu 24 en Zaragoza nel “Conceyu de cargos públicos pola llibertá, la fraternidá y la convivencia”, onde en cuenta de llamar a la movilización por un procesu constituyente pídese diálogu ente los gobiernos catalán y español, cuando lo lóxico sería llamar a la desobediencia civil frente a la involución autoritaria del gobiernu central. Lo que ta pasando en Cataluña nun afecta solo a Cataluña, y nun ye serio, dende fuercies qu’aspiren a representar a la mayoría social, pidir a otros que dialoguen quedando de simples espectadores.

C) Si les esquierdes nun tán al altor del desafíu históricu, el resultáu va ser catastróficu, yá qu’implicará un reforciamientu del PP y la so política reaccionaria y recentralizadora, amparada pola retórica españolista que gasta tanto la derecha como la presunta esquierda. Presentándose como los garantes de la “unidá nacional”, alimentando un discursu represivu, podemos venos asistiendo a un recorte nos derechos civiles que torgue la protesta social, censure a la oposición y criminalice la movilización, rozando’l camín a un procesu asemeyáu al que ta viviendo Turquía.

D) El pueblu catalán yá ganó, pase lo que pase’l 1 d’ochobre. La imaxe internacional que ta dando’l gobiernu español, interviniendo l’autonomía catalana, mandando miles de policíes a Cataluña a trancar imprentes y confiscar papeletes, y usando’l poder xudicial p’amenazar a funcionarios y cargos públicos fai rescamplar el so calter antidemocráticu. Amuesa a les clares la inviabilidá del réxime pa dar una respuesta eficaz y durable a la cuestión nacional. Depués del 1 d’ochobre, vote muncha o poca xente en función de la eficacia represiva del estáu, vendrán nueves elecciones al parllamentu catalán y la mayoría independentista va salir reforciada, polo que’l problema va siguir ehí, más encetáu y con igua más revesosa.

E) La posible igua a esi problema abre otros escenarios enforma negativos pal pueblu asturianu. Si lo qu’intenten negociar PSOE y PP cola derecha catalanista ye una reforma constitucional a la carta, vamos ver cómo s’amazcara de federalismu una reedición del actual estáu neoforalista: una pseudofederación con un status especial d’estaos asociaos pa Cataluña y Vasconia y un “caxón de xastre” onde meter a los demás países del reinu, que veríen recortaes y afogaes les sos llexítimes aspiraciones. Too ello col monarca al frente. Too ello inaceptable.

F) Izquierda Asturiana (IAS) apuesta pola rotura democrática. Sofitamos el referéndum del día 1 d’ochobre entamáu pol gobiernu catalán y apostamos pola movilización social nel conxuntu del reinu pol derechu a decidir, non solo de los catalanes sinón de tolos pueblos del estáu. Pola defensa de les llibertaes democrátiques y los derechos civiles, defendemos una estratexa de movilización y desobediencia civil que provoque la convocatoria a elecciones constituyentes, tanto a nivel estatal como en toles comunidaes, col envís d’entamar los procesos que nos lleven a la república d’iguales: iguales en derechos, iguales en soberanía.

G) Enantes y depués del referéndum, IAS amuesa la so disposición a participar en toles iniciatives unitaries que defendan el derechu a decidir tanto del pueblu catalán como de tolos demás pueblos del estáu, y qu’apuesten pola salida republicana y democrática al statu quo. Güei ye más posible qu’ayeri. La resquiebra catalana puede ser l’argayu democráticu qu’Asturies necesita.

Pola República d’iguales

Pola República Asturiana

Pola soberanía de los pueblos

24 setiembre del 2017

Dirección Nacional d’Izquierda Asturiana (IAS)

Escocia, ama del so futuru

El referéndum que va celebrase n’Escocia mañana xueves 18 setiembre marca un enantes y un depués na Historia d’esti país, sinón tamién de la Europa occidental. Per primer vez, una nación de la UE va decidir llibremente si quier siguir formando parte o non d’otru estáu nel que ta inxerta dende va sieglos. Nun ye novedá nel continente, dao qu’esa triba de consultes yá se fixeren en dellos países de la Europa oriental de la qu’esbarrumbó’l bloque socialista, pero sí nesta parte del mesmu que tanto presume de democracia hasta’l puntu d’invadir o bombardiar países pa, supuestamente, imponela.

La votación de mañana ye’l resultáu d’un procesu d’acumulación de fuercies qu’empecipia nos años setenta del sieglu XX y que tuviera fuertes avances y retrocesos. A diferencia del procesu soberanista catalán, onde Mas y CiU acabaron apuntándose a un movimientu que yá taba en marcha pa que nun los llevara per delantre, nel escocés son el gobiernu y el partíu que lu sustenta, el SNP, los motores del procesu, al frente d’una amplia movilización de la sociedá civil. Con un final inciertu mañana, yá ta claro que yá nada va ser igual vencia la opción que vencia pero’l trunfu del SÍ a la independencia pue tener unes consecuencies perimportantes pa los pueblos de la Unión. Siguir lleendo

Yá ta entamada la “segunda transición”

El réxime del 78 intenta una operación de “gattopardismo” pa torgar un procesu constituyente.

El réxime del 78 intenta una operación de “gattopardismo” pa torgar un procesu constituyente.

L’abdicación güei, llunes 2 de xunu, del monarca español impuestu por Francisco Franco ye un saltu cualitativu nel intentu de la oligarquía española de caltener el control del timón d’un réxime qu’agoniza. Pese a los intentos de presentar la socesión como daqué natural cuando hasta va díes s’aventuraba como imposible dende los mesmos medios y sectores qu’agora la ven lóxica, ye evidente que ye un pasu meditáu pa intentar reconducir una situación que lleva podreciendo cuantayá y qu’amenaza con llevar per delantre al mesmu réxime de la II Restauración.

Nun sabemos, y tampoco nun ye importante porque nun ye determinante, si l’abdicación de Juan Carlos de Borbón ye consecuencia d’un agravamientu de la so salú. Lo que ye evidente ye que dexar pasu a Felipe de Borbón como nuevu rei val pa intentar rellanzar la imaxe de la institución monárquica, absolutamente desprestixada nestos postreros años. Too ello nel contestu de la crisis del réxime, cuando empecipien a madurar les condiciones polítiques pa la so superación. Les marches de la dignidá del 22M amosaron que’l refugu al réxime ta na so cota más alta dende la so instauración. Les eleiciones al parlamentu européu amosaron que tamién nel terrén electoral la desafección al turnismu yá ye mayoritaria. El réxime intenta recuperar la iniciativa con una nueva figura na xefatura del estáu, menos chiscada polos escándalos de corrupción y d’otru tipu, que se someterá a una operación de márquetin políticu onde se faga por recuperar la épica de la llamada Transición de los años setenta, con llamaos al consensu y con un previsible gobiernu de concentración PSOE-PP pa pilotar esi segundu viaxe al mesmu sitiu. Siguir lleendo