Ye’l tiempu de la República

Nin súbditos nin súbdites, ye'l tiempu de ciudadanos y ciudadanes

Nin súbditos nin súbdites, ye’l tiempu de ciudadanos y ciudadanes

Con motivu de la fuxida del rei eméritu a la República Dominicana y la investigación de la que ta siendo oxetu per parte de la fiscalía suiza la Dirección Nacional d’Izquierda Asturiana (IAS) quier face-y llegar a la opinión pública la so posición política:

1º) La fuxida de Juan Carlos de Borbón, tien esi componente traxicómicu tan propiu de la dinastía, y a un tiempu tan tradicional. Dende 1808 nun hai un monarca español que nun conociera l’exiliu, yá fuera enantes o dempués de reinar. Nel casu que mos ocupa, toos dos. Cayeron casi siempre polos sos propios errores, a los que nun fueron ayenos les más de les veces la pura y simple corrupción. Esto amuesa les bases tan febles que tien la monarquía española, 

2º) Si Juan Carlos pudo mantenese nel tronu 39 años foi gracies a la lleenda rosa que lu arrodió tola so vida, qu’entamó yá cuando se tapeció l’homicidiu del so hermanu y que siguió en tolos años que tuvo d’heriede de Franco y como rei n’exerciciu. Una montonera de periodistes cortesanos y de políticos serviles fixeron un llabor de protección que xeneró l’atmósfera d’impunidá que fixo posible los negocios qu’agora rescamplen, pero que yeren conocíos cuantayá. Que Juan Carlos I yera un rei comisionista nun yera nengún misteriu a poco que s’escargatara nes sos actividaes.

3º) L’exiliu del monarca eméritu nun ye otro que’l cumplimientu d’otra tradición mui borbónica: la del fíu que-y da la patada al padre pa que nun peligre la institución monárquica. El propiu Juan Carlos fíxolo con so padre, Juan de Borbón, y agora fáilo Felipe VI con Juan Carlos. Intenten con ello facer ver que les actividaes corruptes del padre nun tienen un ris que ver coles del fíu, rei n’exerciciu, pero nun ye verdá: Felipe VI ye’l beneficiariu directu de toles actividaes feches pol so padre de magar nació. Por muncho que Felipe VI diga “renunciar a la herencia” de Juan Carlos, eso ye imposible porque la herencia ye la base de la monarquía: él mesmu ye rei porque heredó’l tronu de so padre.

4º) Esta operación de soltar amarres tien los tiempos mui calculaos y cuenta con evidentes complicidaes del mesmu gobiernu. Felipe VI soltó la bomba en marzu, en plenu confinamientu, faciendo ver les práctiques corruptes de so padre, anantes de que se fixeren más evidentes y aprovechando que la ciudadanía taba encerrada en casa con motivu de l’andancia. Agora Juan Carlos exíliase en plenu agostu, con un país paralizáu pol branu. L’oxetivu ye minimizar mediáticamente’l güelpe.

5º) Esta fuxida fai rescamplar tovía más la crisis de réxime na que tamos ensertos dende hai años. El réxime del 78 yá nun pue siguir furrulando col turnismu PSOE-PP como nos últimos trenta y cinco años, la crisis abierta en Cataluña ta lloñe de zarrase, la situación económica volvió a ser terrible por mor de l’andancia y too ello xenera una crisis de lexitimidá que namás pue resolvese con una rotura democrática o con una operación gattopardesca de cambialo too pa que too siga igual. Nesi contestu, la monarquía, daes les bases tan febles que tien, ye prescindible. La república pue traela’l pueblu, o pue traela la oligarquía. El tipu de república que seya dependerá de qué bloque históricu la traiga.

6º) El llamáu “juancarlismu” ta desfaciéndose como’l xelu al sol. Lo que queda ye la defensa pura y dura d’un Felipe VI ensin más méritu nengún, rial o ficticiu, que’l de nacer. A so padre fabricóse-y una lleenda rosa de portador de la democracia y torgador del güelpe del 23-F. A esti recordaráselu como’l que salió focicón na TV pa forrar del intentu independentista catalán d’ochobre de 2017. Ye’l momentu d’afondar na pedagoxía republicana, y francer los mitos de la Transición que son la base del réxime. Desmontar ideolóxicamente la monarquía ye la base à desmontala institucionalmente. N’Asturies, onde sufrimos la monarquía doblemente, más.

7º) Los primeros movimientos que se tán dando nes instituciones asturianes, como la propuesta de quita-y a Juan Carlos I la cai en Xixón, tienen que venir acompañaos de más, y nun tienen qu’afectar namás al rei escapáu, sinón tamién al rei n’exerciciu. Ye la hora de que nes instituciones se fale de revocar el Principáu, de que se fale d’ónde vien esa denominación indigna, del comederu que son los Premios Princesa y la fundación que los arma. Ye la hora de destapar a vasallos y cortesanos, a accidentalistes y “republicanos de corazón” pero monárquicos d’acción.

8º) La única salida honorable, si talu axetivu cosa tuviera daqué rellación cola dinastía reinante, ye l’abdicación de Felipe VI por él y la so descendencia, y l’aniciu del procesu constituyente, que nun ye otro que la suma de los procesos de cada pueblu del reinu, que mos lleve a la república federativa de llibre asociación. IZQUIERDA ASTURIANA (IAS) perafítase nel so compromisu, dende la so fundación en 1992, na llucha pola República Asturiana. Facemos un llamáu a toles persones y colectivos republicanos d’Asturies a coordinar intelixencies y voluntaes col envís d’entamar los movimientos que fagan posible que la soberanía vuelva al pueblu asturianu y a tolos pueblos del estáu.

Ye’l tiempu de la república. Ye’l tiempu del pueblu.

Dirección Nacional d’Izquierda Asturiana (IAS)

Uviéu, 4 d’agostu de 2020

Los comentarios están cerrados.